Queques de zanahoria AIP (sin granos, sin azúcar, sin frutos secos, sin semillas, sin huevos, sin lácteos)

Queque de zanahoria AIP (protocolo auto inmune)

Hace meses que tengo ganas constantes de comer algo definitivamente no Paleo… cosas dulces generalmente, que sean principalmente harina de trigo y azúcar. Tanto así que el otro día, cuando caminaba hacia el metro Tobalaba acá en Santiago, casi sucumbí a la tentación y me compré un cachito.

Para los que no han tenido el placer de probar este manjar de los dioses, es un cuernito hecho de masa de hoja (más o menos como philo pastry o mille feuille) relleno con lo que en Chile llamamos manjar (similar al dulce de leche) y espolvoreado con azúcar flor o a veces untado en chocolate. Peeeeero lo resistí. (¡Bien, Kari, bien!)

Y así casi todos los días. Que tengo ganas de comerme esto o lo otro. Que quiero tomarme un helado artesanal del Café de la Ópera. Que muero por un brownie casero, pero de los hechos con la receta tradicional de mi mamá. Que me antoja comerme un panqueque con mantequilla y mermelada casera de damasco. Que quiero comerme una marraqueta tostada con mantequilla y queso mantecoso Chanco. (Y no, no estoy embarazada.)

Hay alternativas Paleo para todas estas cosas deliciosas (con la excepción de la pastelería y los panes chilenos), pero como estoy en una etapa de seguir el Protocolo Autoinmune de Paleo (más info aquí y aquí) mezclado con low FODMAP, las variaciones Paleo tampoco son una opción por el momento. Aunque creo que para cuando regrese a Santiago este fin de semana, será tiempo de probar con el camote, a ver cómo me va, y si no reacciono mal, haré unos hombrecitos de jengibre (como el personaje de Shrek) o los quequitos de zanahoria que aquí te explicaré cómo hacer.

También me he estado acordando de lo que ha dicho Chris Kresser hace años: Que a veces el tener una alimentación tan extremadamente restrictiva hace daño emocional/espiritual al tener que decirse “no, no, no” a uno mismo, y que es muy sanador simplemente decidir comer alimentos que se encuentran en las “areas grises”. No sé si ese será mi caso o no. No me he estado adhiriendo estrictamente al protocolo low FODMAP, pero me he estado restringiendo con ciertas verduras y frutas que sé que me cuestan digerir (léase: que me causan constipación. ¿Demasiada información? Ándate acostumbrando, que por aquí hay re pocos filtros en cuanto a lo que hablamos. Hay que poder hablar de la caca.)

En fin, creo que ya me decidí. Cuando regrese a casa este fin de semana, iré a la Vega, compraré camote (entre un cerro de otras cosas) y me haré algo dulce que aún se adhiera al protocolo auto inmune. Suficiente sufrimiento innecesario. La comida no solo alimenta el cuerpo. También alimenta el alma y el espíritu, y no los podemos dejar de lado.

IMG_3263

UTENSILIOS

Olla mediana

Bol grande

Bol mediano

Bol chico

Pisapapas

Licuadora de alta potencia (si no tienes, no te preocupes. Puedes molerlo todo con el pisapapas o con un tenedor firme.)

Molde de muffin, ojalá de silicona, o un molde cuadrado para queque (20 x 20 x 4 cm)

Medidores (en taza)

Cucharitas de medir

Rallador

Cuchillo

Cuchara de palo

 

INGREDIENTES

MASA DE QUEQUE

2 tazas de camote pelado y cortado en cubos

1 ½ tazas de camote japonés (es blanco por dentro. Si no lo encuentras, usa solamente camote), también pelado y cortado en cubos

1 cucharada de jugo de limón

2 cucharadas de manteca vegetal* (en lo posible, usa orgánica y de producción responsible)

½ taza de harina de coco

1 cucharada de canela en polvo

1 cucharadita de bicarbonato

½ cucharadita de macis o macia (si no lo encuentras, usa clavo de olor)

1 pizca de sal rosada, gris o de mar

½ taza de coco rallado fino

1 cucharadita de ralladura de limón

1 taza de zanahoria rallada fina

1/3 taza de pasas

*Recuerda que la manteca vegetal, que es un producto del aceite de palma, le da una consistencia especial a tus productos horneados. Si no la puedes encontrar en tu supermercado o tienda naturista, puedes reemplazarla con manteca tradicional o con mantequilla hecha con leche de pasto. No la reemplaces con aceite de coco.

 

GLACEADO

1/3 taza de manteca vegetal (temperatura ambiente)

1 cucharada de ralladura de limón (o menos, si no te gusta un sabor fuerte a limón)

1 cucharada de jugo de limón (o más, si te gusta harto el sabor a limón)

1 cucharadita de miel

½ cucharadita de vainilla

1 pequeña pizca de sal rosada, gris o de mar

 

INSTRUCCIONES

1. Calentar el horno a 175ºC. Unta el molde (para muffin o queque) con manteca vegetal para que la masa no se adhiera.

2. Echar camote blanco y naranjo a la olla con agua y hervir por 10 a 15 minutos, hasta que se puedan pinchar facilmente con un tenedor.

3. Poner el camote (sin el agua en que se hirvió), jugo de limón y manteca vegetal en la licuadora y licuar hasta llegar a ser de una textura uniforme. Si no tienes licuadora, pon los tres ingredientes en el bol grande y muélelos con el pisapapas o con un tenedor firme. Puede ayudar si cortas la manteca vegetal en cubitos bastante pequeños para que se incorpore más rápido e uniformemente.

4. En el bol mediano, mezcla los ingredientes secos (harina de coco, coco rallado, canela, bicarbonato, macia o clavo de olor, sal y ralladura de limón).

5. Incorpora masa de camote hasta que tengas una masa uniforme. Agregar zanahorias ralladas y pasas y mezclar hasta que queden bien incorporadas en la masa.

6. Verter suficiente masa en cada posillo de muffinpara llenarlos o para cubrir/llenar uniformemente el molde de queque. Presiona la masa con las manos para que pueda llenar todo el espacio del molde y para que sean muffins/queques compactos. De no ser así, se desarmarán al sacarlos de los moldes.

7. Hornear por 17 minutos (o hasta que tus instintos u ojos te digan que están listos).

8. Mientras hornean los queques, agregar manteca vegetal (temperatura ambiente), ralladura de limón, jugo de limón, miel, vainilla y sal al bol pequeño y machacar/mezclar con un tenedor firme. (Es difícil de hacer incorporar la vainilla, y está bien si la manteca no la absorbe toda.)

9. Sacar queques del horno y dejar enfriar, luego poner en el refrigerador por 30 minutos antes de ponerles el glaceado.

10. Glacear y ¡A COMER!

Por si acaso, me encanta untarlos en jugo de limón. Uyuyuy, ¡qué delicia! Y lo mejor de todo es que no hay ningún endulzante con la excepción de la cucharadita de miel en el glaceado. ¡La nada misma! Y es taaaaaaaaan rico este quequito. Espero lo disfrutes tanto como yo y los amigos con quienes lo compartí.

 

Inspirada por esta receta

4 thoughts on “Queque de zanahoria AIP (protocolo auto inmune)

    1. siiiiii son muy ricos estos queques! Yo ahora ya no les hago el glaceado – los unto con mantequilla o aceite de coco, un poco de miel y jugo de limón. Pa chuparse los dedos.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s