edulcorantes, paleo, dieta paleo, endulzantes, azúcar

Azúcar y Edulcorantes, PARTE 2

(Para este artículo, me basé en la serie de Chris Kresser sobre azúcar y edulcorantes, publicada durante 2014 en su sitio web, www.chriskresser.com Para encontrar la lista completa de los artículos en la serie, pincha aquí. Encontrarás la lista al final del artículo. Todos los estudios a los que Chris hace referencia en sus artículos tienen un link correspondiente. Lamentablemente, está todo en inglés.)

Edulcorantes artificiales

Hay bastante conversación sobre los edulcorantes artificiales – que son más saludables que el azúcar, que nos darán cáncer, que si tiene estevia está todo bien, que no tienen calorías así que nos hacen bien… Se oye de todo un poco. Mi posición ha sido, desde que me comenzaron a interesar las cosas de la salud, que si un alimento contiene químicos, prefiero evitarlo, y esa opinión la mantengo. Pero me gustó cómo Chris Kresser trató cada punto que la prensa y la nutrición convencional nos ha presentado sobre los endulzantes artificiales.

edulcorantes, paleo, dieta paleo, endulzantes, azúcar

Primero está la preocupación que nos dé cáncer el consumir estas famosas gotitas o polvitos dulces que no contienen ninguna de las muy temidas calorías (pero sin calorías ¿de dónde sacaría energía nuestro cuerpo para poder funcionar?). En algunos estudios antiguos se había demostrado que la ingesta de aspartamo provocaba tumores cerebrales (basándose en que a partir del año 1980, el consumo de aspartamo y el número de tumores cerebrales aumentaron, y en un estudio en que ratas que consumieron aspartamo desarrollaron tumores cerebrales), pero en estudios subsecuentes no se produjeron estos bultos cancerígenos. Esta conclusión claramente es un resultado de “mala ciencia”. También se ha encontrado una leve correlación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el desarrollo de linfoma y leucemia, y también con linfoma no Hodgkin y mieloma múltiple en hombres pero no en mujeres. Los autores del estudio que encontró la última relación dicen que no es una relación causal, por lo que no se puede llegar a ninguna conclusión final. Pero tampoco se puede ignorar esta correlación.

En cuanto al vínculo entre endulzantes artificiales y el cáncer, no se han encontrado relaciones causales. Dr. Kresser opina que lo más probable es que estos edulcorantes no son una gran amenaza en el ámbito del cáncer, pero tampoco sería sabio ignorar posibles implicancias. Avance con precaución. Personalmente, yo sigo pensando que si es un químico, prefiero evitarlo… Además, estos endulzantes están casi siempre empaquetados en plástico o en sobrecitos de papel que contienen una sola porción y como yo soy de estas niñas ecológicas medias chaladas, evito las cosas desechables y de uso único.

Punto 2

La relación entre los endulzantes artificiales y la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el síndrome metabólico.

Han habido muchos estudios de observación que han intentado encontrar una relación causal entre los edulcorantes artificiales y las condiciones nombradas anteriormente. Han habido muchos estudios que sí encuentran una relación causal y también muchos estudios que no encuentran relación alguna entre ellas.

El tema de ingerir estos endulzantes con el motivo de reducir el consumo de calorías para poder bajar de peso también es algo controversial debido a la naturaleza de los estudios que se han hecho. Algunos estudios demuestran que la ingesta de edulcorantes artificiales provoca un aumento de peso y otros demuestran lo contrario.

Los estudios que se han llevado a cabo sobre el tópico son por lo general de corta duración (dos o tres meses en general), por lo que es difícil llegar a conclusiones sólidas a cerca de la pérdida de peso a largo plazo. Algunos estudios han tenido buenos resultados al agregarle bebidas endulzadas artificialmente a la dieta de los participantes, así logrando una reducción calórica.

Pero, ¿el ingerir algo dulce que no contiene calorías no confundirá a nuestro cuerpo? Las investigaciones que se han hecho en esta área fueron hechas casi todas con ratas y no con humanos, por lo que no se puede llegar a una conclusión segura, pero de todas maneras les daré un resumen de lo averiguado.

A través del tiempo, el cuerpo del ser humano ha evolucionado a asociar a lo dulce con un alimento alto en calorías, y “alto en calorías” significa “alto en energía”. Estos estudios que se han hecho con animales demuestran que al consumir algo dulce que no tiene calorías impide la regulación de consumo calórico. Las ratas que son alimentadas con edulcorantes artificiales subían de peso consistentemente en comparación con las ratas que fueron alimentadas con glucosa o sacarosa, y estas ratas no bajaron de peso cuando sus dietas fueron cambiadas a alimento con glucosa o sacarosa. Las ratas que fueron alimentadas con estevia subieron mucho más de peso que aquellas que recibieron glucosa y una cantidad de peso similar a las que recibieron sacarina. 

También les cuesta regular su consumo calórico cuando tienen una dieta que contiene edulcorantes artificiales. Las ratas que consumían lo artificial antes de una comida no fueron capaces de reducir su ingesta en su “hora de comida” normal, a diferencia de las ratas que ingirieron glucosa antes de su “hora de comida” normal. Estas últimas redujeron su consumo de alimento, así compensando casi perfectamente por su previo consumo calórico.

Qué lindo sería que tuviéramos tanta evidencia humana como la que tenemos de ratas, ¿no? Como ha sido el caso con el resto de los estudios concernientes a los endulzantes artificiales, no tenemos nada conclusivo para los humanos. Algunas investigaciones humanas han estudiado la reacción cerebral ante los distintos endulzantes. Para las personas que no consumen los productos artificiales, sus cerebros reaccionan diferentemente ante la sacarina y la sacarosa, pero las personas que sí los consumen regularmente reaccionan de la misma manera ante la sacarina y la sacarosa.

En fin, la conclusión es esta: no hay conclusión.

Algunos científicos han encontrado que los edulcorantes artificiales provocan cáncer y otros no; algunos demuestran que ayudan a bajar de peso, otros dicen que ayudan a subir de peso; algunos dicen que causan diabetes y problemas cardíacas y otros no. Qué podemos decir. Estos productos son nuevos en la dieta humana, evolutivamente hablando, y como los estudios no demuestran nada estable ni firme, no podemos decir finalmente ni que son buenos ni que son malos. Pero… mis instintos igual me dicen que los evite, y he aprendido que mis instintos son mucho más sabios que mi cabeza, así que les prestaré atención.

Y ustedes, mis lectores queridos, ¿qué piensan? ¿Usan algún tipo de edulcorante, ya sea natural o artificial? ¿No endulzan sus comidas?

4 thoughts on “Azúcar y Edulcorantes, PARTE 2

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s