zanahorias, manzana, especias, paleo, primal, comida de verdad

Zanahorias y manzanas ralladas a la mantequilla, con canela, clavo de olor y jengibre fresco

Qué difícil esto de decidir sobre qué escribir. Tengo tantas ideas que ni sé por dónde empezar. Podría ser el tabbouleh de Mel Joulwan, pero no le he sacado fotos al proceso… creo… O tal vez sí, pero las tengo escondidas por ahí, lo que significaría pasar bastante tiempo escudriñando mis depósitos de fotos. Y como en este minuto estoy en un café escribiendo, y se me olvidó traer el cargador de mi celu, no podría usar las fotos que tal vez tenga sumergidas en alguna esquina recóndita de mi móvil. Porque SE que no he sacado fotos del tabbouleh con mi cámara. Por lo consiguiente… hoy no es el día para adaptar y redactar la receta del tabbouleh de coliflor.

Tabbouleh de coliflor en vez de trigo bulgor
Tabbouleh de coliflor en vez de trigo bulgor

Eeeeeentonces podría escribir sobre cómo hacer tu propio ghee. Tengo fotos de hace tieeeeeempo… y también sería buena motivación para volver a hacerlo. Porque desde que me vine a vivir a Santiago en marzo que no he hecho un lote.  (¿Se dirá “lote de ghee”? Suena raro. Es en momentos como este que se nota que soy gringa. Digo algo que suena normal en un idioma pero que en el otro, a mis oídos, suena ridículo.)

La primera etapa de hacer tu propio ghee: derretir la mantequilla
La primera etapa de hacer tu propio ghee: derretir la mantequilla

Pero también podría compartir mi receta para camotes spicy al horno. Los comí (por milésima vez) el otro día y oooooooomargot. Qué cosa más rica.

camote spicy al horno
camote spicy al horno

O coliarroz.

O zanahorias y manzanas ralladas fritas en mantequilla con canela, clavo de olor y jengibre.

O puré de camote con especias.

(Me fijé el otro día que no he escrito ninguna receta de acompañamientos o guarnicioines, así que la entrada de hoy será de verduras.)

Bueno, como puedes ver, tengo MUCHAS opciones. Qué difícil decidir.

Ya. Tomé una decisión. Va a ser zanahorias y manzanas ralladas a la mantequilla especiadas (si, especiadas… aunque WordPress me dice que no es una palabra) con canela, clavo de olor y jengibre. Porque tengo todos los ingredientes. Y también porque tengo chuletas de cerdo descongeladas esperándome en casa, y estas zanahorias son el acompañamiento perfecto para las chuletas. Y… este acompañamiento es ultremegasuperduper fácil de hacer. No requiere ningún ingrediente extraño ni difícil de encontrar y como las especias son las que yo asocio con cosas dulces, y como las zanahorias mismas ya son dulces y obviamente la manzana también es dulce, sientes que estás comiendo el postre junto con tus chuletas. Todos ganamos en este escenario.

(Punto aparte) El único postre que me hago (bueno… el que hago con mucha más frecuencia que los otros pocos que de repente hago) es la salsa de chocolate sencilla vertida sobre fruta. No soy muy buena para invertir tiempo e ingredientes y esfuerzo en cocinar algo que no podré comer hasta quedar saciada… o, bueno, que no sería recomendable comer hasta ya quedar sin hambre. Prefiero hacer platos de fondo y guarniciones – ni me doy el tiempo de hacer ensaladas la mayor parte del tiempo. (Eso es algo que quiero cambiar este verano.) Mi punto (si, hay un punto en todo esto) es que a mi me sirve aliñar mis comidas con cosas que, aunque no sean en sí mismas muy dulces, yo asocie con postres, y así no siento que me estoy perdiendo de nada. Y de paso estoy comiendo algo denso en nutrición.

Uf, siento que di mil y una vueltas al punto y no sé si finalmente dije lo que quise decir.

Ya. No importa. Vamos adelante con la receta.

Ah, pero antes de eso, un dato para las personas como yo que somos muy sensibles a la cafeína. Las manzanas contienen… algo… que puede actuar en tu cuerpo de una manera similar a la cafeína: puede dificultar que concilies el sueño, así que anda con cuidado con la hora a la que consumas manzanas. Yo en lo personas no las ingiero después del medio día, por si acaso. Tal vez sea un poco exagerado, pero he notado que si las como en la tardenoche, me cuesta quedarme dormida.

Materiales

Rallador

Sartén antiadherente (preferiblemente de cerámica)

Cuchara de palo

Ingredientes

(sirve a cuatro personas normales… o 2 personas que aman este acompañamiento desmesuradamente, como yo)

3 zanahorias grandes

1 manzana (fuji o pink lady son lo ideal)

1 cucharada de mantequilla, ghee o aceite de coco, o más

1 cucharadita de canela molida

0,25 cucharadita de clavo de olor

1 cucharadita de jengibre fresco, rallado fino

0,25 cucharadita de pimienta de jamaica, si estás obsesionada con ella como lo estoy yo (la venden en todas las tiendas Coquinaria)

Sal  (de himalayas, rosada o de mar) y pimienta (negra, entera, recién triturada) a gusto

Pasos

Lava, pela (si no son orgánicas) y ralla las zanahorias y la manzana.

Zanahorias

Calienta el sartén (al parecer, el género de sartén es ambiguo. EL sartén es igual de válido que LA sartén. Mira tú.)

Hecha la mantequilla al sartén, agrega las zanahorias y revuelve hasta que las zanahorias estén uniformemente cubiertas de mantequilla

Espolvorea con sal, pimienta y especias

zanahorias ralladas con mantequilla y especias

Deja freír, revolviendo cada cierto tiempo para que no se quemen las verduras (a menos que te gusten caramelizadas, como a mi. En ese caso, no revuelvas tan seguido, pero de todas formas trata de evitar que se quemen. El jengibre sabe extraño si se carboniza.)

Cuando estén a medio cocer las zanahorias (menos cocidas que a punto), agrega la manzana rallada y revuelve

zanahorias, manzana, especias, paleo, primal, comida de verdad

Agrega más grasa si las zanahorias y la manzana están comenzando a pegarse al sartén

Prueba y ajusta las cantidades de especias, sal y pimienta hasta que quede de tu gusto

Servir con tus chuletas de cerdo y ¡al ataque!

Hacer las zanahorias ralladas sin la manzana, pero con todas las especias, también queda muuuy rico.
Hacer las zanahorias ralladas sin la manzana, pero con todas las especias, también queda muuuy rico.

Si quieres, puedes convertir este acompañante en desayuno. Luego de haber agregado las manzanas ralladas a las zanahorias y haberlas cocer por dos o tres minutos, échale dos o tres huevos y revuelve. Deja cocer hasta que los huevos estén al punto que prefieres. ¡Delicioso!

6 thoughts on “Zanahorias y manzanas ralladas a la mantequilla, con canela, clavo de olor y jengibre fresco

  1. que receta más buena!! me encantó ya que tiendo a ser “fome” para preparar las verduras (no invierto mucho tiempo en ellas) pero esta receta es muy rápida y queda sabrosa. ojalá subas otras de acompañamientos.
    Saludos

    Like

    1. Me alegro que te haya gustado, Cris! Si, ahora que llegó el verano y el trabajo está más lento, podré hacerme el tiempo para crear más recetas de acompañamientos.

      Like

      1. muchas gracias. acabo de ver la nueva de camote y será la próxima que haga a ver que tal. que camotes usas?? he encontrado algunos que son más morados por fuera y el sabor es más dulce, pero hay otros más anaranjados con sabor menos dulce más similar al zapallo.

        Like

  2. no la había visto, me encantó así que la haré más adelante.
    hoy haré el pastel de arco iris de camote-zapallo. espero que quede rico!!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s