Pierna de cordero al horno

Me encanta la primavera. Por un sinfín de razones.

Por días más largos. Por el verde claro y lleno de vida de las hojas brotando en los árboles. Por los frutales en flor. Por no tener que estar tapada de pies a cabeza en mil y una capas de ropa. Por poder ir al mini jardín japonés del Cerro Santa Lucía y comerme mi copa de helado sin morir de frío. Por el diluvio de turistas que desciende sobre mi barrio histórico cultural: Lastarria. (Si, es “Lastarria” – no hay una ‘S’ final. #petpeave)

Pero una de las razones más grandes por las cuales amo la primavera en Chile es que septiembre es el Mes de la Patria y se celebra durante los 30 días la primera junta de gobierno de nuestro bello país.

¿Y qué es lo que más me gusta comer en el Mes de la Patria? ¡¡CORDERO!!

No me crié en una familia donde se comiera cordero – mi papá siempre ha dicho que es “demasiado grasiento”, pero creo que no le gusta porque, cuando yo era niña y vivíamos en el campo, nuestros vecinos nos sirvieron OVEJA, no cordero. Y claro, la oveja es re grasienta y re dura y… mala no más, poh, si no se prepara bien. (Y honestamente, no sé cómo se podría “preparar bien” la oveja… A presión me imagino que podría quedar pasable… relativamente comestible… Si se ahogara en especias, adobo. ¡OH! ¡Un tagine marroquí de oveja! Hmmmm… tendré que experimentar con eso la próxima vez que vea una pierna de oveja en el mercado.)

Me distraje. Perdón.

Como te iba diciendo, no se comió cordero en mi casa cuando yo era chica, pero hace unos años, “me convertí”. Yep. Todo gracias a mis amigos en Temuco que me metieron en esto del Paleo (¡gracias, Teli y Paul! Me cambiaron la vida para siempre.) Me quedé con sus hijos mientras mis amigos estaban en Santiago y Paul me dijo que había une pierna de cordero que podía preparar si quería.

Si me das una belleza de animal, rienda suelta en una cocina grandota con un horno maravilloso y cuchillos filuditos y acceso al sitio web de mi amado Jamie Oliver, soy una mujer más que feliz.

Y soy capaz de hacer magia. (O por lo menos lo fui ese día.)

Esa tarde, los chicos y yo tuvimos el mejor cordero al horno de mi vida. Y como te quiero dar la misma experiencia, te voy a regalar mi versión de la receta de Jamie que usé ese día, con una alternativa para los que no toleran el ajo (como yo). Pero te advierto, con ajo sale más rico que con la alternativa, pero bueno, si no toleras los alimentos altos en FODMAPs, no hay nada que hacer – hay que usar la alternativa no más. O desequilibrar tu sistema digestivo y sufrir por un par de días. Es tu decisión, of course.

El mejor cordero al horno

UTENSILIOS

Fuente de vidrio para el horno

Cuchillo

2 bowls pequeños

INGREDIENTES

2 kg de pierna de cordero (pídele al carnicero que corte el hueso pero que mantenga la pierna entera)

3 dientes de ajo (o 3 cucharadas de ciboulette picado)

1 cucharada de romero picado (o más si te gusta harto romero)

1 limón

Aceite de oliva o palta (aguacate) a gusto

sal y pimienta

Para la salsa de menta

1 manojo de menta fresca

1 cucharadita de azúcar de coco o de caña orgánica

3 cucharadas de vinagre blanco

PASOS

Saca el cordero del refrigerador una hora antes de meterlo al horno para que esté a temperatura ambiente

Precalienta el horno a 200ºC

Aplasta el ajo (o pica bien finito el ciboulette)  y mételo al bowl junto con el romero. Ralla (fino) la cáscara del limón y agrega una o dos cucharadas de aceite de oliva o palta (aguacate). Mezcla.

Échale sal y pimienta al cordero. Vierte la mezcla de ajo y romero en cima y masajéalo por toda la pierna.

Mételo a la fuente de vidrio y ponla en el horno por 1 hora y 15 minutos si te gusta tu cordero rosadito por dentro o 1 hora y 30 minutos si te gusta bien cocido.

Mientras el cordero está en el horno, pica la menta finita. En un bowl pequeño, agrega la menta picada, el azúcar, una cucharadita de agua caliente y el vinagre.

Saca la fuente del horno y deja que repose por 15 minutos. Servir con un carbo denso (papa camote, yuca, papa blanca si no eres sensible a las solanáceas), una ensalada sencilla y la salsa de menta.

El perfecto almuerzo primaveral.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s